Niños & pajes

Viernes, 5 de octubre, 2012

Friday five: cinco ideas que nos enamoran

Como todos los viernes, despedimos la semana con 5 ideas que nos han enamorado. ¡Esperamos que os gusten! ¡Buen fin de semana y disfrutad de las últimas bodas de la temporada!

Lego en tu tarta de boda

¿Hay algo más original que decorar tu tarta de boda con unos “lego”? Nos ha parecido genial la idea y a los muñequitos no les falta de nada. Si eres más de Playmobil también los puedes conseguir.

ramo de novia inspirado en el campo

Nos parece precioso este ramo “campestre” en verdes y malvas. Parecen recien cortadas de un jardín. Pero ya sabes que el estilo de tu ramo estará muy condicionado por tu vestido. Si llevas un vestido romántico y la boda es en el campo inspírate en esta foto.

vestido de novia con cinturón de nacar

Un vestido de novia no tiene porque ser totalmente liso, puedes ponerle complementos como este cinturón de florecitas nacaradas de Sole Alonso para Friki. Le dará un toque único a tu vestido.

damitas de honor con tocados

Ahora que los tocados están tan de moda, elige uno para tus damitas de honor. Estarán guapísimas con una flor en algún color vivo y ellas se sentirán como si fuesen unas princesas.

paipais para los invitados

Puede que ya no haga demasiado calor, pero para las novias del verano de 2013, tomad nota. Regalar a vuestros invitados pai pais naturales con una pequeña etiqueta que les recuerde el día de vuestra boda. Son muy bonitos y útiles, por lo que no los dejarán olvidados en el sitio de celebración.


Otros posts

Martes, 12 de junio, 2012

¿Sabes de dónde viene la tradición tener damitas y pajes?

damitas

Te casas dentro de poco y has decidido que vas a tener damitas y pajecitos. Te encanta ver a los niños pequeños vestiditos como príncipes y princesas, entrando delante o detrás de ti en la iglesia. ¿Ya se lo has pedido a sus madres y les has dicho a los pequeños su cometido? Seguro que las niñas están más entusiasmadas con su rol y su vestimenta que nadie y están deseando ayudarte a llevar la cola de tu vestido verdad? Pero, sabes de dónde viene la tradición de las damitas?

La tradición se remonta a la Edad Media. Las damas de honor (ahora las llamamos damitas) tenían que tener menos de 12 años y tenían que ser familiares directos de la novia. Eran necesarias para ayudar a la novia a llevar los pesados vestidos de la época. ¿Te imaginas lo que tenían que pesar los vestidos?  Esto fue evolucionando, y ya no solo las damitas ayudaban a la novia con el vestido sino que, añadiendo ahora los pajecitos, eran los encargados de tirar los pétalos o el arroz y de llevar las arras o las alianzas. Más tarde, esta tradición ha ido cambiando. Hoy en día las mujeres adultas pueden ser damas de honor. En los países anglosajones suelen ser las amigas intimas de la novia y en España se empieza a poner de moda. Y ni las damitas ni los pajes tienen que tener una parentesco familiar con los novios. Muchas veces se utilizan a los hijos de los hermanos, pero también a los hijos de unos amigos o los de tu primo. Cualquier persona a la que tengas cariño vale.

Antiguamente las damitas y los pajes  representan la fertilidad y la descendencia de la nueva pareja. Y en el caso de que no tengan una relación familiar directa con la novia representa la unidad de los esposos. En algunas religiones  no estaba bien visto que no tuviesen una relación consanguínea directa con la novia, ya que lo consideran mal augurio. Pero hoy en día, esas supersticiones y significados quedan bastante atrás. Los pajes y las damitas son fundamentales por crear un ambiente juvenil, alegre y, además, ayudan a la novia.   Siempre roban una sonrisa y suelen ser una de las fotos más entrañables, la de la novia abrazando a uno de estos pequeños protagonistas. ¡A mí me apasionan! Me encanta verles en las bodas.

Te animas a llevar damitas y pajes en tu boda?


Otras entradas relacionadas:

Martes, 29 de mayo, 2012

Ideas para divertir a los más pequeños el dia de tu boda

ninos-01

Quieres que tus sobrinos, primos, hijos de amigos estén el día de tu boda, o quizás no quieras pero al final van… Intenta que este día sea inolvidable para ellos también y que sus padres no lo recuerden como un horror porque tuvieron que estar todo el día pendientes de los niños.

Durante la ceremonia, puede que sean tus pajes y damitas. Los más pequeños, es recomendable que se sienten con sus padres y a los más mayores si que les puedes dar un sitio privilegiado cerca de los novios. Estarán encantados  y seguro que se portan muy bien.

A la hora de la celebración, lo mejor es que haya una persona encargada de ellos; un animador, no necesariamente experto, simplemente alguien joven de confianza que se le den bien los niños. Para la comida o cena, si van a estar en la misma sala que los adultos, no olvides el menú de niños, mucho más económico y para ellos mucho más rico. Crea una mesa solo de niños con su animador que esté lo más cerca posible del jardín, ya que  no aguantarán dos horas sentados. Así podrán salir a jugar cuando les apetezca y sin que se note. También puedes decorar su mesa de una forma especial, con chucherías o dibujos animados.

Si se quedan durante el baile, la persona encargada podría estar con ellos en una zona del jardín o en otra sala jugando. Un idea muy divertida es que cada uno haga un dibujo sobre la boda. Ya verás como dibujan mucho más grande a la novia que el novio…. ¡Hasta los más peques se dan cuenta de quién tiene el protagonismo ese día! Después de la boda hazte con los dibujos, ¡es un recuerdo monísimo!


Otros posts

Martes, 22 de mayo, 2012

Cómo elegir a tus pajecitos y damitas perfectos

flowergirls

Ya has elegido tu vestido, tu lugar de celebración,  el catering, las flores… Ya tienes más o menos toda la organización hecha. Lo único a lo que no has dedicado mucho tiempo es a pensar si llevarás pajes y damitas el día de tu boda. ¿Mi consejo? Que los haya. Dan mucha vitalidad, alegría y ternura a la boda. Sinceramente, quedan monísimos. Y no te preocupes porque te quitarán protagonismo solo un momentillo. Así que no te lo pienses mucho más y decídete por los pajecitos y las damitas. Hoy te daremos unos cuantos consejos para que sean los mejores!

Para elegir bien a los pequeños protagonistas de tu boda, te aconsejamos que no sean ni muy pequeños ni muy grandes, es decir, entre los 4 y los 7 años está muy bien. ¿Por qué? Porque con esas edades pueden comprender la responsabilidad, entrar y salir de la iglesia en perfecto orden, sin armar mucho jaleo y que creen un desastre monumental. Esto es un consejo, pero obviamente puedes elegirlos de la edad que quieras. Es cierto que queda mucho más tierno cuanto más pequeño sean los niños, pero te arriesgas a que se vuelva todo un poco caos. Si son muy pequeños puedes hacer que les acompañen sus madres, o sus hermanos mayores… o quien tú quieras. Personalmente creo que se le va un poco la magia, pero eso lo decides tú!

Intenta que no sean muchos, seis como máximo y que asuman cada uno un rol específico. Que todos se sientan muy útiles e importantes. Eso hará que se porten aún mejor.

Al igual que en la novia es importantísimo el vestido, los pajecitos y las damitas tienes que ir también impecables. Al ser niños pequeños suele utilizarse, y es mejor, colores claros; celestes, beiges, rosas (sobre todo para las damitas)… Aunque, como todo, es tu elección y también la de las mamás de los niños. No olvides consultar con ellas el look, no vaya a ser que les incomode o cualquier otra cosa. Para los zapatos te aconsejamos que los niños los prueben y los lleven puestos unos días antes para que no estén incómodos. Si no empezarán con las quejas…  A las damitas seguro que si las vistes como princesitas se quedarán encantadas de la vida. Y para que se sientan aún más princesas, puedes añadirles una coronita de flores o cualquier otro complemento con el que se sientan como nunca.

Ten en cuenta para vestirles el tiempo y la hora. Si será de día en un lugar caluroso, las niñas pueden llevar un vestido delgado y de algodón y los niños bermudas y camisa de manga corta; por la noche añadeles una chaquetita o en un lugar frío, las pajecitos que lleven camisas largas y ellas trajecitos más pomposos.

Espero que con estos consejos puedas conseguir a tus pajecitos y damitas ideales!!!

Créditos fotográficos; Terry Richardson’s


Otras entradas relacionadas:

Martes, 28 de febrero, 2012

Cristina y Ángel, una boda con mucho encanto…

cristina-1

Cristina y Ángel se casaron el 29 de julio de 2011. ¿Quieres saber todos los detalles de esta bonita boda? Organizada personalmente por los novios con mucho mimo y mucho amor, consiguieron que todo saliera más que perfecto… Cristina nos cuenta cómo lo vivió…

bodabook –  ¿Cómo recuerdas el día de tu boda? ¿Muchos nervios?

Cristina – Por la mañana no estaba nada nerviosa, yo creo que lo estaba más mi padre, de hecho, mi madre le mandó a visitar a los invitados que venían de fuera para que no me pusiera nerviosa a mí. Mi amiga Bea también estaba muy nerviosa, fue muy gracioso, cuando nos quedamos solas en casa antes de ir a la Iglesia esperando a que viniesen a buscarme en el coche, se puso a llorar de emoción y fui yo quien tuvo que consolarla.

bodabook - ¿A qué hora te casaste? ¿Qué hiciste durante el día?

Cristina – Nos casamos el 29 de julio a las 6 de la tarde. Por la mañana vino Bea y nos fuimos al taller de Lorenzo para probarme el último retoque que me habían hecho en el vestido. No hacía falta, sabíamos que quedaría perfecto, pero ya sabéis como somos las novias…. Luego fuimos a casa y enseguida llegó Alicia para empezar a peinarme.

cristina-2

bodabook – ¿Te encargaste tú de organizar la boda o tuviste ayuda?

Cristina – Mi marido y yo nos encargamos de organizar toda la boda, nuestras madres nos ayudaron con dudas que nos surgían, pero la verdad que he tenido mucho suerte, ¡Ángel se involucró muchísimo!

bodabook - ¿Qué es lo que más te gustó de todo el proceso de organización?

Cristina – Lo que más me gustó fue poder decorar La Villa a nuestro gusto, las mantelerías, centros florales y todos los detalles que pusimos para poder personalizar la celebración a nuestro gusto. Todo esto con la ayuda de Julia que es la encargada de que todo en la Villa quede perfecto.

bodabook - ¿Y lo que menos? ¿Hubo algo que te agobiara mucho?

Cristina – Que no tuvimos ni un fin de semana libre desde que Ángel me pidió matrimonio en Octubre hasta que llegó la boda, ¡fueron 10 meses de no parar!

bodabook - Entonces, Ángel, tu ya marido, se involucró mucho, ¿no?

Cristina – Ángel y yo íbamos juntos a todos lados (menos a las pruebas de mi vestido, claro) y siempre daba su opinión, con la gran suerte de que en la mayoría de las cosas coincidíamos.

bodabook – ¿De quién era tu traje de novia? ¿Y por qué le elegiste?

Cristina – Elegí a Lorenzo Caprile porque desde el primer momento congeniamos muy bien, teníamos la misma idea de lo que me sentaría bien y captó mi idea de vestido y mi estilo a la primera. Es un gran profesional, en sus manos me sentía tranquila.

bodabook – Entonces, ¿tenías las ideas muy claras desde el principio?

Cristina - La verdad es que lo tenía muy claro, sabía el estilo de vestido que quería. Un vestido muy especial, de novia, pero sin sentirme disfrazada.

bodabook - ¿Cuántas pruebas fueron necesarias hasta que viste el traje de tus sueños hecho realidad?

Cristina – Cinco pruebas fueron las necesarias para ir confeccionado mi traje.

bodabook - ¿Ibas sola a las pruebas o te acompañaba alguien?

Cristina – Siempre iba con mi madre. En una de ellas cuando el vestido estaba casi terminado, vino también mi suegra y le encantó. Mi amiga Bea nos acompañó también a las dos últimas.

bodabook - ¿Pudiste guardar el secreto, o se te escapó con tus amigas cómo iba a ser tu vestido?

Cristina – Lo de guardar secretos no se me da nada bien…. Se lo conté a mis amigas, entre ellas, Claudia y Belén, que se casaban también el mismo año y entre las tres nos contábamos todo.

bodabook - Cuéntanos detalles del traje… Estilo, corte, tejido… ¿Llevabas velo o tocado?

Cristina – Mi vestido llevaba tres metro de cola y cuatro de velo. Entre cancanes y enaguas más de 4 faldones en el interior, todos con sus detalles bordados en la parte inferior y ninguno igual a otro. Perfectamente confeccionado, me quedaba como un guante. En la cintura, un adorno en pedrería bordado a mano precioso. Para mi era fundamental que mi vestido tuviese algún detalle bordado. Quería un vestido clásico que cuando pasase el tiempo y viese las fotos me siguiese gustando, que no se pasase de moda, pero al mismo tiempo quería ese detalle que le diese un toque más actual al vestido.

bodabook - ¿Y los zapatos? ¿Cómo eran?

Cristina - En cuanto a los zapatos, me compre unos Jimmy Choo de strass que resaltaban con el color blanco del vestido y combinaban fenomenal con el adorno en la cintura del vestido. Aguanté con ellos toda la noche, me resultaron comodísimos.

cristina-4

bodabook - ¿En qué Iglesia os casasteis?

Cristina – Nos casamos en la Iglesia de Santa Bárbara. Tuvimos mucha suerte. Mi suegra fue a preguntar fechas y sólo les quedaba el día 29 de Julio libre de entre todos los fines de semana del año.

bodabook - Y luego, ¿dónde lo celebrasteis?

Cristina – En La Villa del Mentidero. Un sitio precioso en el que nos sentimos como en casa.

bodabook – El catering, ¿de quién era?

Cristina – El catering que sirvió la cena fue El Mentidero de La Villa. La finca es de la misma empresa que el catering. Tanto el servicio como la calidad fueron excelentes.

bodabook – ¿Y tu ramo de novia? ¿Cómo era?

Cristina – Las flores de mi ramo eran calas blancas pequeñas. Eran las flores que más me gustaban para el estilo de mi vestido. El ramo me lo regaló mi amigo Jaime y su novia Sonia.

bodabook - ¿Preparaste alguna sorpresa para tus invitados? Cuéntanos cómo fue la ceremonia y la posterior celebración…

Cristina – A la entrada de la Iglesia, los pajes repartieron a los invitados unos pai pai de rafia. Las cestas en las que los llevaban estaban adornadas con hiedra que decoró mi abuela. En cada pai pai pusimos unos lazos de tela de saco, unos en color verde y otros en malva que quedaron monísimos. Ya en la Villa, pusimos unas cestas en el jardín con parasoles de bambú y papel pintado para las invitadas. Después de la cena, colocamos otras cestas de mimbre con alpargatas. Un regalo imprescindible en las bodas, las invitadas lo agradecieron mucho. La gran sorpresa de la noche fue el Coro Rociero que contratamos. Solo lo sabían mi padre y mi suegra.

bodabook - Tus invitadas más cercanas, madre, suegra, cuñadas… ¿Cómo iban vestidas?

Cristina – Mi suegra, Magdalena Portillo, llevaba un vestido de Teresa Palazuelo, amiga de la familia. El color por el que se decantaron fue azulón que le favorecía muchísimo con su tono de piel. En la parte superior del vestido llevaba un drapeado en gasa y pedrería bordada. Mi madre, Paula Barrilero, llevaba un vestido de Miriam Gálvez. La tela, muy especial, era un encaje de guipur de José María Ruiz. Las hermanas de Ángel, María y Marta, llevaban vestidos diseñados por Bebas Clóset. Estaban guapísimas. Mi abuela, también guapísima, con un traje de chaqueta de Barri Twice.

bodabook - ¿Y los pajes?

Cristina – Fueron cinco. Dos primos de Ángel y tres míos. Los vestidos los encargamos en Teresa y Leticia y los zapatos en garrotitos.

bodabook - ¿Dónde encargaste las invitaciones?

Cristina – Las invitaciones, libros de la Iglesia, libro de firmas, meseros y tablón para la organización de mesas los encargamos en ArtePapel. Pensábamos que la presentación de nuestra boda era muy importante, por eso confiamos plenamente en ellos, porque cuidan en cada impresión hasta el más mínimo detalle.

cristina-3

bodabook - ¿Cómo conociste bodabook.com?

Cristina – Conocimos bodabook cuando fuimos a Artepapel y nos hablaron de este portal.

bodabook – ¿Qué te pareció su lista de boda?

Cristina – Es la web online para listas de boda que más nos gustó estéticamente. En cuanto al funcionamiento, es muy cómoda y la puedes personalizar a tu gusto y según tus necesidades.

bodabook – ¿Y el viaje de novios? ¿Dónde fuisteis?

Cristina - Nos fuimos a Vietman, Camboya y Tailandia. El viaje en total fueron 20 días. Lo contratamos con Deviaje (Calle serrano 41)

bodabook - Para acabar… Algo que recuerdes con mucho cariño de este gran día…

Cristina – El abrazo que me dí con mi hermano cuando entregué el ramo a su novia María mientras el Coro Rociero cantaba la Salve. No lo olvidaré nunca.

Direcciones secretas: BukkaLa Villa del MentideroBarri Twice, Teresa Palazuelo, Bebas Closet, Arte Papel


Otras entradas relacionadas: