Las mejores bodas

Viernes, 4 de abril, 2014

Boda de Júlia y Juan

Julia y Juan se casaron el 19 de octubre del 2013en el Cigarral de las Mercedes, un  sitio encantador con unas vistas preciosas de Toledo. El día fue espectacular, salvo por un poquito de lluvia por la noche que seguro que trajo mucha suerte…pero ¡la mayoría de los momentos se vivieron al aire libre disfrutando del entorno! Julia, la novia, nos lo cuenta con todo detalle.

Querían disfrutar del día al máximo de una forma muy personal,con lo que la celebración duró toda la jornada, durante la mañana para la familia y por la noche para todos sus seres queridos.

El día empezó con pocos nervios y mucha ilusión por la nueva etapa que nos esperaba…..y empezó de la mejor manera que se puede empezar, juntando a la gente que más queremos en un mismo lugar.

En los Jardines del lago tuvo lugar la ceremonia civil y en los alrededores el cóctel y la posterior comida. La música que acompañó vino de la mano del grupo Swan.

El vestido de la mañana estuvo inspirado en el estilo limpio de Balenciaga,ceñido, corto por delante pero con cola, mangas abombadas, con cuello a la caja, un bonito escote en la espalda y aderezado con azabache y pedrería. La Tua Pelle junto a la novia se encargaron del diseño y la confección. Los zapatos forrados en negro y dorado eran de GiambattistaValli.

“El estilista encargado del peinado y el maquillaje fue Raúl Gallego, recomendado por una gran amiga mía. Tuvimos una conexión genial desde el principio y no hubo que hacer muchas pruebas ya que Raúl supo captar lo que buscaba enseguida. Para la mañana quería un  recogido que diera protagonismo a una gargantilla antigua que utilicé como tocado”.

El vestido de la noche, también de La Tua Pelle, era largo con un poquito de cola y  teñido a mano de color rosa empolvado, con gasa de seda, encajes y pedrería.

El peinado que eligió para la noche también fue un recogido, en este caso trenzado y que dejaba al descubierto hombros y espalda, donde destacaba la luz de los cristales que caían hasta la cintura.

La cena consistió en un cóctel junto con distintos tipos de comida típica nacional e internacional que se dispusieron en diversos puestosdonde cada uno podía elegir lo que más le apeteciera.

Las joyas que llevó eran todas de la familia.

El equipo de música que marcó el ritmo durante la noche fue de Piano Bar, acudieron desde Barcelona.

“Piano Bar fue increíble, con música en directo animaron a todos los presentes que no dudaron en hacer corrillo alrededor de la banda”.

 Los sobrinos de la novia cobraron especial importancia, ya que se encargaron de redactar y leer parte de las lecturas y de anunciar con bonitos carteles cada acontecimiento durante el día.
El tocado de las niñas, al igual que el de las amigas de la novia, los realizó Carmen Larrú, de la firma MELL, amiga también de la novia.

 

La decoración se la encargó a , wedding planners, Conubivm, y Masshiro para las flores. Julia quiso participar activamente y se encargó de algunos detalles como los sitting y los welcome kits.

 

 


 

“Es imposible recordar un único momento especial…..recuerdo con especial cariño la misa del día anterior pidiendo por nosotros y oficiada por un buen amigo,  las lecturas manuscritas por mis sobris, el vídeo de agradecimiento a los invitados, la especial mención de la madre de Juan que falleció unos meses atrás, repartir el ramo entre las chicas…. pero sin duda el mejor fue el primer momento de ver Juan, ¡me estaba esperando!”.


Otros posts

Jueves, 10 de enero, 2013

Boda Irene y José

Irene, con un pie en España y otro en Florida, dónde ha empezado una nueva vida con su marido José Ignacio, nos cuenta todos los detalles de su boda, los momentos más especiales, el vestido, las joyas, la decoración… en definitiva cómo consiguió organizar con mucho mimo y detalle la boda perfecta y para nada una boda más.

“El 21 de julio se ha convertido en el día más feliz de mi vida. Y no sólo por haberme casado con la persona a la que más quiero, sino porque todo salió perfecto. El esfuerzo y cariño con que preparamos cada detalle durante los meses anteriores, se vio recompensado. Queríamos un día alegre y muy personal. Que cada uno de nuestros invitados se sintiera verdaderamente como en casa y saliera diciendo: “No es una boda más”.

Un largo e intenso día que comenzaba a las 12 de la mañana, cuando Isabel Aznar y Gemma Mellado venían a mi casa a maquillarme y peinarme, tal y como hacen habitualmente en la cadena de televisión en la que trabajo como periodista. Un maquillaje muy suave y un peinado sencillo que, además, me hago muy a menudo: una coleta.

En Navascués cumplieron con el sueño que tenía desde pequeñita: un vestido con cuerpo de crepe de seda, espalda con escote, talle a la cintura y una impresionante falda de brocado; un traje clásico pero con el punto juvenil y natural que quería. Como joyas, llevé unos maravillosos pendientes de esmeraldas y brillantes de Yanes. También mi anillo de pedida, que José Ignacio había diseñado en la misma joyería.

Nos casamos en la Capilla de Nuestra Señora de Begoña de la Urbanización La Florida. La ceremonia, lo más importante de nuestro gran día, fue oficiada Don Evaristo de Vicente. Durante la homilía, contó cómo nos conocimos e hizo de la misa un encuentro cercano, familiar y muy emotivo para todos los presentes. Justo lo que deseábamos.

La celebración tuvo lugar en la casa de José Ignacio. Los dos lo tuvimos muy claro, ya que fue allí precisamente donde nos conocimos por primera vez: en la boda de su hermana Ana. El tiempo acompañó e hizo un espectacular día de verano, por lo que tanto el cocktail como la cena y el baile semontaron al aire libre.

 Las niñas de las arras, mis primas y sobrinas de José Ignacio, llevaron coronitas de esparraguera y paniculata, a juego con la decoración de la iglesia y con mi ramo, muy original. Todo ello, obra de la floristería Greengrey. El arco de entrada con yedras y paniculata junto con la alfombra verde dieron un toque original y precioso a la ceremonia.

Durante la misa se escucharon canciones como Oh mio Babbino Caro, el Dueto de las Flores de la Ópera Lakmé o Barcarolle de “Los Cuentos de Hoffmann” (también puede escucharse en La Vida es Bella, de mis películas favoritas). Una delicia para el oído para un momento de tanta complicidad gracias a Kyrie.

El catering fue uno de nuestros grandes aciertos. El gusto con el que Samantha de España decoró el jardín entero con velas colgadas de los árboles, puestecitos de mojitos o para el jamonero, cartelitos con nuestros nombres y flores en cada esquina, hicieron de su casa un lugar de cuento. El buffet de postres fue otra sorpresa que quisimos dar a los invitados, ya que se montó durante la cena en el porche de la casa: más de 20 tartas distintas. Nuestra preferida, la tarta de chocolate blanco Samantha de España. ¡Buenísima!

Queríamos transmitir nuestro amor por España, lugar en el que hemos vivido el increíble primer año de noviazgo, pero también la ilusión por empezar nuestra nueva vida juntos en Miami. De ahí que,  con Connubivm, diseñáramos los carteles de las mesas con un sitio importante para los dos y una familia de flamencos de los Everglades (Florida). Presentes en los misales y en el libro de firmas de testigos, fueron todo un éxito en las mesas, ya que cada uno de ellos contenía una de las partes del menú. Como el postre era sorpresa “a la francesa”, sólo pusimos una interrogación rodeada de dibujos de dulces en ese flamenco.

Durante la fiesta, colocamos un baúl lleno de disfraces en la pista, con lo que nos aseguramos la diversión de nuestros amigos, que bailaron disfrazados de conejos, cerditos, sultanes, payasos, brujas y angelitos hasta las 6 de la madrugada al son de la música de DJ Kike. Además, contamos con un Fotomatón, cuyo diseño también llevó a cabo Connobivm para que la familia de flamencos que ahora nos acogen en Miami nos diera la mano hasta el final.

Recuerdo muchas, muchísimas cosas de ese día, pero todas ellas envueltas en la alegría que nos desbordaba. Mi madre me lo recuerda: “¡Irene, te van a salir patas de gallo sólo por todo lo que te reíste y sonreíste en la boda!”. Dicen que la cara es el espejo del alma. Y si ya me sentía así de afortunada y de pletórica entonces, después de ver las fotos confirmé la sospecha. Y es que la felicidad que desprendíamos sólo puede ser la prueba de que, organización y evento aparte, hemos hecho la mejor elección de nuestra vida”


Otros posts

Lunes, 12 de noviembre, 2012

Boda Paula y Eduardo

Y de nuevo, otra boda real… La novia, que iba preciosa; nos lo cuenta con todo detalle. Así que os dejamos con los mejores momentos de la boda e incluso con los detalles más especiales, redactados por la propia novia.


“Y el gran día llegó, me levanté tranquila y sólo podía pensar que iba a vivir cada instante con más ganas que nunca.
Lorenzo Caprile fue el primer nombre que salió al enumerar cada paso de lo que iba a ser el día más feliz de mi vida… lo tuve clarísimo desde primer momento. Un vestido ajustado que marcase mi silueta, manga larga y escote en la espalda. Mi querido Lorenzo procesó rápidamente las ideas que tenía en mi cabeza y dijo “ya tengo el vestido de tus sueños” . Los zapatos Maniac de Brian Atwood, regalo de boda de un amigo, forrados en la tela de mi vestido y con 16cm de tacón”.

 


Los primeros momentos del día, fueron en Hotel Orfila que empezaron con una divertida beauty party. Seguidamente, Gabriel Llano (Director creativo de Moncho Moreno) ya estaba listo para dejar guapísima a la futura novia; y Sandra Mundy se encargaría de peinar y maquillar a su madre y a sus hermanas y después de esto, fueron directas a la ceremonia en la Iglesia de Santa Barbara.

 


El ramo quedó precioso gracias a Floreale, un mix de diferentes tipos de rosas, grandes y pequeñas y de colores diferentes; rosas, blancas y ligeramente violetas… Cada flor alambrada para unirse en un mango de sujeción.
“Mi padre vino a recogerme en un escarabajo clásico negro para llevarme a la iglesia. Empezaba el sueño… ¡Ya solo quedaban 20 minutos para encontrarme al hombre de mis sueños en el altar!.”

Todas las testigos de la novia iban guapísimas con los tocados de BohoChic; una pulsera con una flor blanca y las damitas de honor lucieron unas finas coronas de margaritas y hojas verdes enlazadas en la parte de atrás. Y sólo llevó dos joyas: “únicamente llevé dos joyas: el broche de brillantes Art Decó que sujetaba el velo, regalo de su padre, y mi anillo de pedida, un diseño chevalier de los años 40″.

 


La celebración de la boda estaba inspirada en muchos aspectos de la moda. Un mapa creado por Invitarte, que marcaba el camino para los invitados: “Kissing Room”, “Champagne Station” donde se servía la primera copa de champagne acompañado de fresas, “First Bite”, el cóctel de bienvenida, “Dinner at Tiffany’s” donde se sirvió la cena, “Cigar Corner”, donde se ofrecían habanos y cigarros, “Brake Dance”, el baile, “Fashion shooting” el photocall (situado en la zona de baile con: gafas, bigotes, sombreros para los invitados) y “Sweet Moments”: los dulces y regalitos para los invitados.

La decoración de la mano de Rent a Garden, dejaron todo precioso; los árboles estaban impregnados de velas y el photocall se creó a partir de portadas de revistas antiguas y con una polaroid se iban captando a los invitados que luego nos dedicaban las fotos en el álbum personalizado que les regaló Click 10. Por otro lado, un lado más desenfadado y divertido lo puso Mr. Wonderful: chapas con súperpoderes con una con una ilustración y un divertido mensaje.


Había también un Candy Bar también había una maleta antigua repleta de galletitas personalizadas en forma de vestidos de novia blancos, corsés y corbatas gracias a Decaty y Delikeks. Todas envueltas en bolsitas con etiquetas escritas con una célebre cita de moda (frases de la película Desayuno con Diamantes o Con faldas y a lo loco de Marilyn Monroe) y una ilustración de la colección “Sherlock Holmes” todo gracias a Invitarte.

 


“Un buffet de tortillas hechas al momento, comida vasca original, gracias a Bokado y la original barra libre de besos gracias a Olivia, de diferentes sabores, uno para cada día de la semana.”

“La Banda de Fesser puso ritmo al cocktail hasta altas horas de la madrugada versionado las mejores canciones de los años 60 y el toque del saxo.”


Otras entradas relacionadas:

Miércoles, 26 de septiembre, 2012

Bodas de película:Elizabeth Taylor

Como buenas románticas empedernidas, hemos decidido estrenar nueva saga de bodas de película. Iremos contando los detalles de los estilismos de famosas actrices de Hollywood que han pasado por el altar de una a ¡8 veces!

Y ¿qué mejor manera de empezar esta nueva sección que con la doblemente oscarizada Elizabeth Taylor? Nadie mejor que ella para dar un repaso a las tendencias en trajes de novia desde los años 50 hasta los 80. Por si no estábais enteradas, esta famosa celebrity se casó en 8 ocasiones y dos de ellas con el mismo hombre.

Estilismo ElizabethTaylor Gray primera boda

Empezó su periplo matrimonial con tan sólo 18 años contrayendo matrimonio con Conrad Nicky Hilton en el año 1950. Lució un vestido de satén blanco, con escote barco, manga larga y cinturita de avispa. Si viésemos las fotos en color y modernizaramos un poco los complementos, parecería un vestido hecho para una novia del 2012 ¿verdad? Vemos que los vestidos con  volumen no se acaban de inventar, si no que ¡los estamos rescatando de los años 50!

ELIZABETH_TAYLOR_BODA_2-01[1]

Para su siguiente boda, en este caso con Michael Wilding, Elizabeth llevó un traje de chaqueta estilo lady-like con collar de perlas y tocado de flores. ¡Perfecto para una boda civil!

Estilismo ElizabethTaylor tercera boda

Tras su segunda separación, Elizabeth no se dio por vencida por lo que lo intentó por tercera vez en el año 1958 con Michael Tood. Con un maravilloso estilismo inspirado en el Hollywood de los 50, dónde todo era glamour y sofisticación con un punto de picardía.

elizabeth taylor en verde

 

Viendo que el blanco no le traía buena suerte, en sus siguientes bodas optó por los colores. Primero eligió el color verde esperanza para su boda con Eddie Fischer. Además lució un pañuelo tipo turbante.

ELIZABETH_TAYLOR_QUINTA-01[1]

En 1964 se casó por primera vez con Richard Burton con un vestido de gasa amarillo y adornó su pelo con una corona de flores blancas. Si, por primera vez porque tras 10 años de matrimonio y 1 año separados, se volvieron a casar esta vez en Africa con un vestido muy informal de gasa en tonos verdes y beige.

elizabeth & burton-01

Tras su segunda separación de Richard Burton, Elizabeth lo volvió a intentar  ya en el año 1976 con el político John Warner, con un vestido tipo túnica, blanco otra vez de inspiración helénica.

Estilismo Elizabeth Taylor Jewel Toned SEPTIMA BODA

Su última boda con  Larry Fortensky en los años 80, fue portada de todas las revistas porque su padrino era Michael Jackson. En esta ocasión llevaba un vestido muy abullonado de encaje en color amarillo, con ramo en cascada y el pelo cardado. Total de esta década.

LIZ & LARRY´S-01


Otros posts

Lunes, 24 de septiembre, 2012

Boda Helena y Antonio

Como lo que más nos gusta es ver fotos de bodas de verdad, de chicas como nosotras y que nos cuenten cómo fue su experiencia y qué sintieron en cada momento, desde bodabook os presentamos la boda de Helena y Antonio. Una boda gallega en la que predominaron las risas y la felicidad. ¡Divertidísima!

Helena y Antonio-01

Helena y Antonio se casaron el 2 de julio de 2010 en el Monasterio de San Clodio en Ourense. Un sitio espectacular en la ruta del Ribeiro rodeado de viñedos.

Como buena gallega, Helena contrató una pulpería que les puso entre otras cosas un buffet de empanadas, quesos.. y una señora con mandil incluido !cortando pulpo en directo! ¡Qué original!

El vestido de novia muy romántico, inspirado en el campo y con encajes de camariñas de Galicia, es de Helena Mareque. ¡Un acierto total!. ¡Estabas guapísima Helena! y según ella “muy yo, por que no quería ir de novia- novia”. Los zapatos son de Magrit Couture y la sortija es una antigüedad de Molina y Cuevas, ¡espectacular!

La hermana de la novia, que estuvo pendiente de Helena en todo momento, también estaba increible con vestido de Helena Mareque en verde y tocado en flor de Malababa.

La corona de flores que le da ese toque tan campestre y juvenil se la hicieron unas monjitas que trabajan para la diseñadora Helena Mareque.

Helena y Antonio-02

El novio impecable con chaqué de Hackett y chaleco de Lander Urquijo, “como se lo curró el solito” palabras textuales de su prometida!

Un detalle que nos encantó fue que hubo una sola flor en toda la boda: hortensias. Decoraron la iglesia solo con ellas, y los centros de mesa super vintage con botellas antiguas de casera y una hortensia. Lo mejor, el ramo de la novia, “eran hortensias que mi tia cortó esa misma mañana en la finca familiar”.¡ Qué detallazo!

Para sorprender a sus amigos y familiares y darle un toque más gallego, pusieron a cada invitado en las mesas fragmentos de alguna de las poesías de Mario Benedetti. Helena nos asegura que ” a la gente le encantó”.

En la fiesta, pusieron por toda la bodega gorros de boda de cotillón. “Los invitados se lo pasaron en grande” nos comenta Helena.

Helena y Antonio 2-01

Helena y Antonio 2-02

Creo que nos ha quedado a todas muy claro que la boda fué una preciosidad, con todo tipo de detalles y en las fotos podemos ver lo que disfrutaron, pero por si tenéis alguna duda de ello, seguid leyendo las palabras de Helena:

” Os prometo que no me lo he podido pasar mejor en nuestra boda, no sabéis lo que disfruté y ¡¡¡no me puse NADA nerviosa!!! La gente nos dice que nunca han ido a una boda donde los novios disfrutaran tanto. Entramos en el claustro para la cena bailando y cantando y ¡¡¡todo lo hicimos sobre la marcha!!! En el baile, sabíamos que canción pondríamos, pero la coreografía fue improvisada (así salió, jajajaj)…Mucha gente me dice que últimamente nos preocupamos demasiado en las decoraciones y demás en temas de bodas…pero lo importante es lo que trasmitas a los invitados. Nosotros sin programar nada (porque eso te sale o no), creo que trasmitimos toda nuestra alegría a nuestros amigos y familias….y ¡¡¡eso es lo más importante!!! ¡Que la gente disfrute!”

Sin duda una boda inolvidable no sólo para los invitados sino para los novios también, que nos han confesado que ha sido lo mejor, “ni la luna de miel ni nada, lo mejor la boda y mataría por volver a casarme. Para que os hagáis una idea, la gente se lo ha pasado tan bien, que vamos a hacer una RE-BODA en Allariz un fin de semana y contamos ya con un número muy alto de invitados confirmados!.

Después de esto, sólo nos queda darle la ENHORABUENA (¡con mayusculas!) a  esta pareja tan maravillosa y un consejo a futuras novias: no dejéis de sonreir el día de la boda, olvidaros de nervios y de comprobar que todo salga bien, haced como Helena y Antonio, disfrutad y así conseguiréis pasarlo en grande, transmitirle esa alegría a vuestros invitados y una boda tan genial como la suya.


Otros posts