Las mejores bodas

Miércoles, 7 de enero, 2015

Paula, una novia 100% ThinkingAli.

Para una novia, una de las cosas más importantes en su boda es el vestido, no es sólo la elección de un diseño, una tela o un color, sino que es todo un proceso que se comparte con la persona encargada de hacer tu sueño realidad y cuando se trata de una de tus mejores amigas, se vive de una manera mucho más especial, tal y como nos cuenta Alicia Coda, creadora de ThinkingAli  que ha querido compartir con Bodabook el día más especial de sus amigos Paula y Julio. 

“Paula es amiga mía desde pequeña, mi compañera perfecta de batallas y saraos. Ha vivido ThinkingAli desde que fue una idea hasta que cogió forma, así que en cuanto supo que iba a casarse, tuvo claro que yo sería la creadora de su vestido de novia. Para mí fue todo un orgullo participar en los preparativos, ¡qué bien nos lo hemos pasado!” El vestido de Paula era una auténtica obra  de arte, espectacular, y sobre todo original, con aires setenteros, algo que tenía muy claro desde el principio: “El traje tenía que ser a lo Jane Birkin pero con la modernidad y el rollo de Kate Moss y la verdad es que lo conseguimos, dimos con lo que ella quería al instante!. Siempre intento reflejar la personalidad de las novias en sus vestidos y quien mejor que una amiga íntima, a la que conozco a la perfección, para poder plasmar su identidad en el vestido. Iba muy ella, con su personalidad alegre y liberal mítica de los 70, y su practicidad constante, siendo un vestido cómodo y actual. Una novia 100% ThinkingAli “.

La corona también estuvo diseñada por Alicia Coda, estaba formada un sencillo velo de tul de seda, dándole un punto muy chic al look al que acompañó con un precioso ramo sencillo y natural formado por ammismajus y unos zapatos de Jorge Larrañaga, customizados por la propia novia en pitón y antelina con tonos tostados y beiges, ¡todo un acierto!

Los novios se dieron el Sí, Quiero el pasado 24 de mayo en la barroca Iglesia montañesa de San Cristóbal situada en el lugar favorito del mundo de la novia: Comillas, un lugar idílico, lleno de monumentos e historia rodeado de verdes parajes con el Cantábrico de fondo. Paula llegó al altar con un joven padrino, su hermano Juan: “La familia de Paula es de la Tierruca por lo que no pudieron elegir mejor lugar para un día tan importante y a mí me hizo recordar los veranos que he pasado allí con ella y todo lo que hemos disfrutado”.

La celebración tuvo lugar en el Palacio de Mijares un sitio precioso, rodeado de verdes praderas lleno de tranquilidad, belleza  y dónde se sirvió un cocktail con una impresionante mesa de quesos variados. Los centros de mesa estaban decorados por hortensias, flor del norte como no podía ser de otra forma. El ramo de la novia se repartió entre tres grandes amigas en un momentazo divertido y emocionante.

La anécdota de la noche fue de esas difíciles de olvidar: ” Justo ese día se jugaba la final de la Champions Real Madrid- Atlético de Madrid, lo que fue un auténtico quebradero de cabeza para Paula a la hora de los preparativos, pero al final se solucionó de la mejor manera: con una gran pantalla para todos los invitados pudieran disfrutar del partido, incluidos los novios: ella es del Atleti y el novio del Madrid”. Para dar paso a una divertida fiesta, los novios abrieron el baile con una canción que define muy bien su bonita historia de amor y que recomendamos a otras novias como opción si se quisiera prescindir del tradicional walls:  Nat King Cole “Love”.

 

Un día perfecto, divertido y precioso, de esos difíciles de olvidar y que guardamos en nuestra retina como algo único: “Paula es una de esas amigas incondicionales que una siempre quisiera tener cerca, yo tengo esa suerte y por eso creo que su boda tiene que ser contada”
Paula,la novia y Alicia Coda, diseñadora del vestido y creadora de ThinkingAli.

Otras entradas relacionadas:

Lunes, 22 de diciembre, 2014

La bonita boda con aires parisinos de Beatriz y Jorge

Beatriz y Jorge se casaron en la bonita Catedral Nuestra Señora Santa María del Prado de Ciudad Real, ciudad natal de los novios. Desde que se prometieron supieron que esta basílica del siglo XV y estilo gótico sería la que les vería convertirse en marido y mujer, con más motivo aún porque Jorge fue costalero durante 6 años llevando a hombros al Cristo de la Piedad, queriendo tenerlo muy presente en el día más especial de su vida. Fue una ceremonia cargada de momentos emotivos, entre los que destacaron la entrada de la novia con la sinfonía Canon Pachelbel de fondo y el momento en el que la soprano del cuarteto de cuerda entonó el Ave María de Shubert.

Beatriz y Jorge se conocieron en el año 1999 en un campamento de verano y desde un principio supieron que entre ellos había surgido algo especial. Quince años después han cumplido su sueño y se han convertido en marido y mujer en un día mucho más especial de lo que se habían imaginado nunca.

¡Antes de nada, gracias de corazón por compartir un momento tan especial con Bodabook que hicieron realidad gracias a Wednesday Wedding Planner!

Beatriz lució un precioso vestido ceñido al cuerpo de corte sirena de Vicky Martín Berrocal, con dos escotes en pico: uno delantero y otro trasero más pronunciado. Buscaba un vestido con el que se sintiera totalmente identificada como una mujer segura de sí misma que es, y sin duda dio con él. “Me decidí por ella porque propone a la mujer como sensual, elegante y rotunda. Realiza sus vestidos con limpieza y pureza donde se potencian las curvas de la mujer”.

Por su parte, Jorge, lució un chaqué a medida de Roberto Viccenti, con levita en color negro, chaleco entallado en color albero, pantalón gris con raya marcada y tirantes. Lo acompañó con una camisa en color blanco con corte italiano y puño doble de Pertegaz. La corbata era lisa en color azul cielo y nudo pequeño y sencillo. Los preciosos gemelos eran de la firma Montblanc y fueron regalo de la madre de la novia.

Beatriz lució, además, una mantilla que encontró en pleno corazón de Sevilla, en una tiendecita de toda la vida, bordada a mano en hilo de seda blanco roto natural y encaje de chantilly; la acompañó con un broche en color plata vieja con cristales, regalo de una prima suya. Los zapatos en color rosa palo con bordado dorado fueron diseño propio de la novia, con la ayuda de y frabricación de Franjul. Llevaba unos pendientes de oro blanco con 6 increíbles diamantes. ¡¡Estaba espectacular!!

El ramo de la novia fue todo un reto hasta días antes de la boda, las flores elegidas estaban fuera de temporada, pero las floritas hicieron todo lo posible por conseguir el precioso bouquet de peonías en color blanco y rosa palo, atado con lazo blanco roto de raso.

Tras la ceremonia, el catering se celebró en la Bodega del Vicario de Ciudad Real, una localización inmejorable en un entorno flanqueado por el río Guadiana y las primeras estribaciones de los Montes de Toledo.

Los novios confiaron la organización de su boda a Wednesday Wedding Planners y acertaron sin duda: “Hicieron realidad nuestro sueño”, dicen los novios con una enorme sonrisa en la cara. La decoración fue de estilo clásico, romántico y parisino, todo en toques pasteles, blancos y rosas. “Dimos con el resultado que buscábamos, es nuestro estilo, el que marcó nuestro primer viaje a París”.

Wednesday aportó frescura y un montón de ideas geniales que encantaron a los novios. Crearon un pequeño rincón con salvatacones pensado para las chicas y con cámaras instantáneas para decorar el libro de firmas de forma original. También diseñaron un puesto de gorros panamá, un biombo que era a la vez un panel de invitados y un improvisado photocall. “Todos los detalles estuvieron tan cuidados que los invitados quedaron encantados. Y lo que no podía faltar eran los postres, que nos llevaron directamente a París, con puestos de dulces como las típicas tiendas parisinas”.  

Otro de los momentos más bonitos y emotivos de la boda fue el primer baile de casados de Beatriz y Jorge. Como no podía ser de otra forma, para la ocasión Beatriz se puso un favorecedor vestido elástico con flecos en color nude, ideal para bailar el tango. Y así, a ritmo de Por una cabeza de Carlos Gardel, Beatriz y Jorge inauguraron el baile de su maravillosa noche.  

Fue un día cargado de emociones, que superó con creces el día tan maravilloso que se habían imaginado.

Los encargados de hacer que todos los detalles de ese día quedasen plasmados fue el impecable trabajo de InstantáneayTomaprimera.

 

 


Otras entradas relacionadas:

Martes, 9 de diciembre, 2014

La bonita boda militar de Mónica y Juanfran

Mónica y Juanfran se casaron en Aranjuez, Madrid, poniendo así punto y seguido a su especial historia de amor, según cuenta la propia novia: “le pedí a Juanfran que nos casáramos (¡si, si, fui yo!) durante nuestra misión en Afganistán. Ambos somos militares y nos enviaron allí a finales de 2012“.

Para organizar un día tan especial y con unas ajetreadas carreras profesional, los novios decidieron que necesitaban ayuda para que en su día todo fuera perfecto y confiaron en Wednesday Wedding Planners:desde el principio hubo mucho feeling, me transmitieron muchísima seguridad, profesionalidad y captaron desde el primer minuto lo que necesitaba. Ellas fueron la clave para que disfrutáramos tanto de los preparativos. Todas las reuniones con ellas se convertían en reuniones entre amigas. Nos lo pusieron todo muy fácil y convirtieron el proceso en algo inolvidable“.

 

El enlace se celebró en la bonita Iglesia del Real Cortijo de San Isidro,en Aranjuez,  y para un día tan importante, Mónica, lució un precioso diseño de Cristina Piña: quería un vestido muy sencillo, que me hiciera sentir cómoda y me permitiera bailar hasta el final de la noche. Las chicas de Wednesday me propusieron a Cristina y ¡quedé encantada!. El modelo final me sentaba como un guante, con una espalda increíble y  desmontable, por lo que era perfecto. El cinturón de hojas doradas fue obra del diseñador Asaad Awad y de ramo decidimos que fuera un sencillo bouquet de rosas blancas liofilizadas, combinadas con Eucaliptus y Stoebe, que encajaba a la perfección con el look sencillo y campestre que buscaba“. Juanfran, por su parte, lució el uniforme militar de Gran Etiqueta, al igual que el padre de Mónica que la acompañó al altar. A la salida de la iglesia, les esperaban sus compañeros que les hicieron el precioso tradicional pasillo de sables. Para un día tan importante y para tener cada momento guardado como único, los novios confiaron en el trabajo fotográfico de Le Mariage Creatif.

El cóctel se celebró en los jardines de la finca con un entorno idílico, junto a la piscina. La decoración, de estilo rústico, estuvo pensada hasta el mínimo detalle y para ello, se utilizaron elementos antiguos prestados de la casa de la novia que decoraron el jardín con flores, un árbol creado con huellas, cartelitos para que nadie se perdiera ningún rincón, balas de paja, flores, de Llorens y Duran y velas por todas partes. Además, a la entrada de la finca, dando la bienvenida a los invitados, pusieron un “buffet de regalos” con unas libretitas y unas chapas de las Hermanas Bolena. La cena se dispuso con mezcla de mesas redondas y rectangulares, creando el efecto íntimo que buscaban los novios, vestidas con mantelería blanca y sillas chiavari del mismo color, acompañadas con composiciones florales muy relajadas y marca-sitios y lavanda para cada invitado. 

 

Fue una noche mágica, de cuento, mejor de lo que nunca habíamos soñado. Lo pasamos genial y nuestros invitados siguen a día de hoy diciéndonos que nunca habían estado en una boda organizada con tanto detalle y tanto cariño“, todo ello gracias al trabajo de Wednesday Wedding Planners.


Otras entradas relacionadas:

Martes, 25 de noviembre, 2014

La boda de Susana y Adolfo en Córdoba

Susana y Adolfo se casaron en una celebración con un toque muy andaluz en su querida Córdoba. Después de 8 maravillosos años de noviazgo, en los que la distancia se había convertido en protagonista indiscutible de su relación, decidieron comprometerse y comenzar su nueva vida juntos en Madrid.

La celebración fue un día precioso y emotivo que ha quedado plasmado en un increíble trabajo del estudio fotográfico Instantánea y Toma primera que han querido compartir con Bodabook.

La ceremonia tuvo lugar en la Parroquia Nuestra Señora de la Asunción de Luque, Córdoba, en la que habían contraído matrimonio los padres de Susana y ella misma había sido bautizada. Fue una misa muy emotiva, cargada de emociones que contó con la música de un grupo de veinte personas con coro, solista y pianista, que estuvo dirigido por Ángel Jiménez, director del Centro de Investigaciones para la voz y la música de Badajoz.

Para la ocasión, Susana eligió un precioso vestido con escote de espalda del diseñador Fernando Claro.Conocía un poco sus diseños para invitadas, pero he de reconocer que quedé encantada con el vestido de mi boda, fue muy natural y elegante. Exactamente lo que buscaba. Consiguió sacar de mí lo mejor para hacerme el vestido de mis sueños.” Además, llevaba los pendientes de pedida de su madre, el anillo de pedida que le había regalado Adolfo y una maravillosa pulsera de de platino y oro que fue de la pedida de su abuela materna.

El ramo y las flores de la iglesia fueron de la floristería Santos Mártires de Córdoba. De las pocas cosas que Susana tenía claras en la preparación de su gran día es que quería que el ramo llevase olivo, trigo y lavanda. Consiguió crear un ramo precioso. En este día, todos los detalles destacaron por su originalidad y el momento de la salida de la iglesia de los recién casados no podía ser menos: en vez del tradicional arroz,  los invitados tiraron a los novios trigo secado en la fábrica de la familia de la novia, un detalle que quedó precioso.

Si algo tuvieron claro desde un principio era el lugar donde celebrarían su día: su almazara de aceite, tanto por su encanto como por el enorme valor sentimental para la novia. Su madre, que era la que llevaba el negocio, había fallecido allí hace cinco años y Susana quiso rendirle un pequeño homenaje el día de su boda. Decoraron la almazara con todo el amor y la dedicación que su madre le había dedicado muchos años antes, contando con el apoyo de todos los trabajadores de la fábrica que se encargaron de que no faltara ni el más mínimo detalle: “Toda la decoración la realizamos nosotros mismos con ayuda de todos los trabajadores de la fábrica y la mayoría de las cosas que utilizamos provenían de la casa de mi abuela materna. La idea era hacer una especie de patio andaluz, de ahí que utilizáramos todos los palets y las macetas“. Del catering se encargó el catering Sayca de Sevilla tipo cocktail  en el que se sirvieron diferentes aperitivos, mesas de quesos, salmorejos, buffets de ensaladas y buffets de arroces entre otras. La mayoría de los invitados eran de fuera, por lo que la idea de una boda estilo andaluz, les encantó a todos.

El surf es la pasión de Adolfo, el novio que lucía traje de Pedro del Hierro, y también estuvo integrada en la decoración de la boda de una forma original: “Uno de los detalles que pensamos para integrar el surf, con todo el mundo del olivo que rodea a mi familia, fue utilizar la tabla vieja de surf de Adolfo para que los invitados pudiesen firmar y la verdad que se quedó genial. Le dimos muchas vueltas a como colocarlo, y finalmente pusimos como apoyo dos de los palets que habían pintado los trabajadores para colocar las macetas y poner fotos de todas las playas en las que hemos estado con parte de la paja que habíamos recogido para hacer todos los cestos de decoración de la zona de copas“.

Los novios querían un día inolvidable para todos sus invitados y por eso pensaron en todo, cómo por ejemplo una zona de caricaturas en la que un caricaturistas se encargaba de dibujarles a todos durante las copas y un grupo de flamenco que amenizó parte de la noche poniendo así punto y final a un día precioso y marcando el principio de una vida, que estamos seguras, que será muy feliz.

El día fue maravilloso, y como no podía ser de otra manera, salió todo perfecto.

Todas las imágenes son propiedad de Instantaneaytomaprimera


Otras entradas relacionadas:

Miércoles, 5 de noviembre, 2014

Desde Rusia con amor: la boda de Mamen y Gonzalo

Hoy os traemos un post muy especial: la boda de Mamen y Gonzalo. Una verdadera historia de amor, de esas que lees una y mil veces y no te cansarías nunca de seguir haciéndolo. ¡Antes de nada, darte las gracias, Mamen, por compartir con Bodabook este momento de tu vida tan especial! Esperamos que lo disfrutéis:

Mamen y Gonzalo se casaron el pasado 25 de julio en el jardín de la Hacienda El Vizir, en pleno corazón del Aljarafe sevillano, rodeados de la magia de la vida campera y las tradiciones andaluzas. Fue un día maravilloso, lleno de emociones y sentimientos a flor de piel. Al igual que lo es su historia de amor.

Mamen y Gonzalo comparten profesión, ambos son periodistas y se conocieron en un programa de televisión de entretenimiento en el que trabajaron durante dos años. Dos años que empezaron como dos desconocidos y terminaron convirtiéndose en los más importantes de sus vidas. Cuando Gonzalo le dijo a Mamen que dejaba el programa para hacer su sueño realidad, ser corresponsal e irse a vivir a Rabat para cubrir conflictos, no eran más que compañeros de trabajo. Sin embargo, algo entre ellos ya había surgido: “Nos enamoramos sin apenas darnos cuenta”. Entonces, él comenzó su nueva vida en Marruecos… Pero nunca dejaron de escribirse. “Durante año y medio fue una relación a distancia. Cada reencuentro era una explosión de amor ”. Tras ese periodo, Gonzalo decidió volver a su ciudad natal, Sevilla, y ahí comenzó su verdadera historia de amor. Sin embargo, en agosto de 2013 a Gonzalo le ofrecen un súper trabajo en Moscú. Pero lo tenía claro: no se iba a volver a ir sin ella. Y de esta forma, y antes de comenzar su nueva vida juntos en Rusia, se prometieron a ritmo de In a Litlle White de U2.

Para el gran día Mamen eligió un precioso vestido de Fernando ClaroLa elección del diseñador fue fácil, además de que me parece una maravilla cada cosa que hacen, tiene una impecable experiencia en novias. Consiguen reflejar en cada vestido lo mejor de cada novia. Si a eso le sumamos que mi hermana Cristina forma parte del equipo creativo de la firma comprenderéis que no haya dudado ni un sólo minuto en elegirlos a ellos”. Y no se arrepintió. “Fue la mejor decisión que he tomado, mi hermana Cristina me conoce mejor que nadie y ella, junto con todo el equipo, consiguieron que se me pusieran los pelos de punta cuando vi el resultado final. Fue amor a primera vista“. El traje estaba compuesto por un crep de seda, tul de seda, encaje bordado con lamé y piedras de swarovski. “Todo el equipo de Fernando, (Charo, Bea, el equipo de costura y patronaje y Cris) hicieron posible el traje de mi vida”. Los zapatos que eligió para su gran día fueron regalo de Beatriz Claro, de la marca Primichi París.

¡Estaba espectacular!

La diadema de flores blancas que llevaba en la cabeza fue un regalo de su hermana Cristina, también de su diseñador estrella, Fernando Claro. Los pequeños pendientes de brillantes y oro blanco que lució, un detalle muy especial para ella por su significado, fueron heredados de su madre.  El maquillaje y la peluquería fue cortesía de Quino Amador y la favorecedora trenza que lució Mamen fue obra de su peluquera de toda la vida, Mercedes Fernández Matute.

El ramo de la novia fue un regalo de su íntima amiga Raquel, lo imaginaron y lo hicieron realidad en Cartamo, así como las diademas de flores que vestían las pequeñas damitas. El último detalle, y no por ello menos importante sino todo lo contrario, fueron las alianzas, un regalo familiar, que fueron encargadas en la joyería Chico, en plena calle Tetuán de Sevilla.

La ceremonia se celebró en el jardín de la Hacienda El Vizir, frente a un pozo dónde les esperaban todos los invitados. Mamen entró agarrada del brazo de su padre a ritmo de Postcards from Italy, canción que siempre tuvo claro que sería la que sonara si algún día se casaba. Y así fue. Los encargados de la música durante toda la ceremonia y el baile fueron los hermanos y la cuñada del novio, unos auténticos profesionales que hicieron vibrar a todos los invitados. Terminada la ceremonia todo el mundo dio paso a los aperitivos y a la cena. El catering propio de El Vizir preparó para la ocasión 21 variedad de platos más 9 tipos de cazuelas, una gran mesa de queso y un cortador de jamón que estuvo hasta las 2 de la madrugada repartiéndolo. “Ni qué decir de que el jamón se come sin hambre”.  Todo estuvo acompañado de buenos vinos, manzanillas y una barra de exóticos cócteles que estuvo toda la noche.

La boda de Mamen y Gonzalo estuvo llena de detalles emotivos, sentimientos a flor de piel y lágrimas de emoción apunto de dejarse ver. Pueden decir con la boca bien grande que consiguieron celebrar la boda de sus sueños. “Al final resultó todo como quería, el ambiente era perfecto rodeados de velas, flores y luces… Fue una boda que, además de mucho amor, contó con la participación de mucha gente. No queríamos una boda para nosotros solos, queríamos que la boda fuera de todos, cada uno de los invitados fue protagonista de nuestro día y eso me alegra tanto… La palabra gracias se me queda corta


Otras entradas relacionadas: